La jurisdicción penal universal: una facultad de los Estados y un derecho de las víctimas